ANTONIO LUQUE AVILA

El glitch se puede considerar un error no previsto, que también ocurre, por ejemplo, cuando pasamos un vídeo en formato analógico o magnético a formato digital, la mayoría de veces estos fallos son tan mínimos que ocupan un solo fotograma en una película de 30 minutos, es decir un solo fotograma entre 54000 fotogramas. 

 

Dejando a parte el tedioso proceso y el tiempo en descubrir estos errores producidos al azar, en Double Glitch me remito a la facilidad que tenemos los humanos para crear, a partir de algunas imágenes más o menos sugerentes una historia que bien nos sea propicia o, nos sea fácil adaptarla a nuestro bagaje cultural. ¿Podemos estar seguros de que lo que vemos es lo que nuestra mente está procesando? O, ¿hemos descifrado un mensaje totalmente erróneo?.

 

En “Double Glitch”, intento meditar sobre la masculinidad fuera del mundo del patriarcado, considerando el proyecto como una obra de género. Creando, para ello, una estructura a través de unos entornos sugerentes, que nos transportan al propio hecho LGTBI evitando lo explicito y estructurando las diferentes sensaciones que se producen en su visionado. Como artista considero que tenemos que tener una postura resiliente frente a la situaciones políticas o sociales adversas. “Double Glitch” es una aportación épica a la visibilidad del colectivo.

80 impresiones sobre papel japonés. 29,7 x 21 cm.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now