ANTONIO LUQUE AVILA

En octubre del 2001, entre en un estado depresivo por una situación de estrés continuado durante varios años. Me había acostumbrado a trabajar en varios proyectos a la vez, y a pensar en varias situaciones mientras podía mantener una conversación sobre una tercera. De pronto, nada. Me quede sin nada. Los sueños que tenía se fueron desvaneciendo en el vacío mas atroz. El sofá, fue un compañero inestimable de fatigas, aguantando mis llantos de culpabilidad, sin ser culpable de nada. Es entonces cuando aparece Die Haut des Odysseus.

Es durante esos días que me asalta la siguiente pregunta: ¿Qué hubiese sido de Odiseo si Cirse no le hubiese avisado sobre la existencia de las sirenas? Y solo una respuesta posible: irremediablemente Odiseo, se hubiese visto llevado hacia la isla donde estas habitan, atraído por sus cantos. Y hubiese naufragado en los escollos donde la muerte mora, y allí, habría oído su verdadero arrullo. He trasladado este final a la vida actual, en los momentos donde la depresión parecía no dejar ninguna grieta, ninguna escapatoria.

Die Haut des Odysseus intenta mostrar lo que he sentido siendo prisionero de mi propia piel, de esa epidermis que nosotros mismos hemos creado y hecho crecer, y que nos hace mostrarnos tal como no somos ante los demás.

                                  

Die Haut des Odysseus esta compuesta de:

· 9 instalaciones de pared, fotografías y objetos manipulados, diferentes medidas.

· 1 instalación, traje realizado en nudo de red, cama forrada en cobre oxidado con caja de luz y sonido, medidas variables.

· 1 performance.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now