ANTONIO LUQUE AVILA

“La Iglesia Católica define la lujuria como un deseo o un goce desordenados del placer venéreo. El placer sexual es moralmente desordenado cuando es buscado por sí mismo, separado de las finalidades de procreación y de unión”

Catecismo de la Iglesia Católica, 2014

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now