ANTONIO LUQUE AVILA

Esta serie toma por título una frase que se haya en el párrafo final, del cuento de Jorge Luís Borges, "El Aleph". Nuestra mente es porosa para el olvido sigue el tema iniciado en “In memoriam” intentando reencontrar la infancia perdida, pero es un recuerdo ajeno más que propio y las imágenes a pesar de ser propias son distantes y se podría decir que hasta esotéricas para mi. En este reencuentro con el pasado solo me puedo apoyar en lo que otros recuerdan de mi infancia, y el clima y actitudes de los personajes, son sometidos, junto al paso de tiempo, a una encrucijada difícil de discernir.

Nuestra mente es porosa para el olvido, es pues, un ejercicio de reflexión sobre el pasado y el valor que tiene sobre los recuerdos cotidianos. Crecemos y cada año olvidamos cientos de horas vividas, de alguno de esos segundos perdidos conservamos una imagen fotográfica como testimonio de lo que fuimos. Pero, ¿qué ocurre cuando olvidamos lo que vemos en la imagen?, la fotografía pierde su valor testimonial para quedar como una imagen que no puede comunicarnos su contenido. Una imagen tan falsa como nuestros recuerdos.

                                    

La serie Nuestra mente es porosa para el olvido esta compuesta de

· 1 fotografía bañada en sangre, tiraje de 8 ejemplares.

· 23 fotografías únicas. 19 x 19 cm.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now